miércoles, 14 de diciembre de 2011

Prueba de esfuerzo.

Al contrario de lo que se pueda creer ,las pruebas de esfuerzo no sólo esta enfocadas a los profesionales del deporte,en mayor o menor medida todos los que realizamos alguna disciplina, la cual implique un esfuerzo intenso y duradero, deberiamos pasar por este tipo de pruebas una o dos veces al año ,con ellas no sólo conoceremos nuestros umbrales de esfuerzo y con ellos, organizar nuestros entrenamientos,también nos servirá para detectar cualquier anomalía que a la larga nos podría ocasionar algún susto serio.
Yo recomiendo ir a centros especializados y de confianza ya que quién sabe si en ello nos irá la vida.
Para los indecisos y desconocedores de este tipo de pruebas,como yo hasta hace poco,os dejo toda una serie de información que seguro que os será de mucha utilidad.
La prueba de esfuerzo es un procedimiento ampliamente utilizado en medicina deportiva que consiste en la valoración de la respuesta del organismo durante el ejercicio. Una condición básica es la estandarización del procedimiento, es decir, que la forma de realización sea siempre la misma, para poder comparar los resultados entre deportistas y la evolución individual de cualquiera de éstos.
Los objetivos esenciales de una prueba de esfuerzo son el diagnóstico de salud (confirmando la ausencia de enfermedades, principalmente cardiacas) y la valoración de la capacidad funcional del deportista (la capacidad para hacer ejercicio). Tras el procedimiento se obtienen datos que permiten un asesoramiento médico del entrenamiento, determinando las intensidades de ejercicio recomendables para conseguir una mejora en el rendimiento deportivo.
Las pruebas de esfuerzo pueden realizarse en diversos equipamientos. Los más utilizados son el tapiz rodante y la bicicleta ergométrica, pudiendo emplearse uno u otro en función de la situación del paciente o el deporte practicado.
En el procedimiento de la prueba pueden emplearse diferentes protocolos. Los más recomendables en deportistas son aquellos que suponen incrementos progresivos de la carga de trabajo, con una duración máxima entre diez y quince minutos, con análisis directo del consumo de oxígeno, y alcanzando niveles máximos de esfuerzo.
De acuerdo con las recomendaciones de la Sociedad Española de Cardiología (1) es imprescindible realizar un electrocardiograma antes de la prueba, y monitorizar (visualizar) de forma contínua el electrocardiograma en el ejercicio y al menos durante 3-5 minutos durante la recuperación.
En las pruebas de esfuerzo a deportistas el análisis directo de gases (la medición del oxígeno consumido y el dióxido de carbono eliminado) permite una determinación exacta del consumo máximo de oxígeno y la detección precisa de los umbrales aeróbico y anaeróbico. Los procedimientos indirectos (mediante fórmulas matemáticas), sobre todo en pruebas submáximas, son mucho menos fiables.
El consumo de oxígeno es la determinación más adecuada para medir la capacidad para realizar ejercicio aeróbico: un consumo de oxígeno mayor es propio de deportistas bien entrenados. La evolución del consumo de oxígeno es paralela a la mejora del rendimiento deportivo, y permite medir objetivamente el aumento en la capacidad física.
Los umbrales aeróbico y anaeróbico permiten establecer la intensidad ideal de los entrenamientos aeróbicos (rodajes) y anaeróbicos (series), para optimizar el rendimiento, y recomendar ritmos de competición.
En un entorno preparado para realizar pruebas de esfuerzo es necesario contar con el equipo necesario para responder a cualquier emergencia: material de urgencias y desfibrilador. El personal que realiza la prueba debe conocer los procedimientos a aplicar en caso de complicaciones cardiovasculares.
Estas directrices son imprescindibles, a pesar de que la aparición de complicaciones ocurre en 1 de cada 12.500 pruebas de esfuerzo en individuos sanos (2).

Fuente:

(1) Guías de práctica clínica de la Sociedad Española de Cardiología en pruebas de esfuerzo
Fernando Arósa, Araceli Boraita, Eduardo Alegría et al. Sociedad Española de Cardiología. Rev Esp Cardiol 2000; 53: 1063 - 1094. ISSN : 1579-2242
(2) Guidelines for Clinical Exercise Testing Laboratories
A Statement for Healthcare Professionals From the Committee on Exercise and Cardiac Rehabilitation, American Heart Association. 1995


6 comentarios:

Agafa'm si pots dijo...

Siempre he tenido la curiosidad de hacerme una, más que nada por seguridad y porqué, como dice aquí, es muy recomendable.

Saludos!

Barroso dijo...

Gran portada la que haces sobre este pedazo de tema , la verdad que deveriamos de pasar todos por esta prueba para tranquilidad de uno,saludos

Abuelo Runner dijo...

Sabes algún sitio en Barcelona que no sea muy caro, la ultima vez me soplaron 300euros... que sea completa claro esta... si lo sabes pasame la dirección, para ir.

3tri xo dijo...

abuelo ,luego te lo envio por mail!!!
la verdad es que mas que recomendable creo que deberia ser obligatorio para conseguir la ficha federativa,eso si ,revisando los precios a la baja,jeje

Abuelo Runner dijo...

Acuérdate de enviarme la dirección de la prueba de esfuerzo, cuando la tengas..rmg.maier@hotmail.com
MUCHAS GRACIAS

3tri xo dijo...

YA TE LA HE ENVIADO RAFAEL!!

Publicar un comentario

COMENTARIOS